consejos para viajar en AVE

8 Consejos útiles para viajar en AVE

Hoy os traigo algunos consejos útiles para viajar en AVE y que te ayudarán a que el viaje sea más fácil y placentero. Toma nota, porqué no tienen desperdicio…

  1. Si viajas solo te recomiendo que compres el billete con la opción de “coche silencio”, de esta manera te asegurarás disfrutar de un viaje más tranquilo. No hay nada peor que tener sentando al lado alguien ruidoso, o personas que hablan en un tono más alto de lo habitual o niños pequeños, que necesitan moverse, jugar y no controlan el volumen de su voz.
  2. Si has de ir y volver el mismo día un buen consejo es que te compres el billete abierto, podrás volver antes si acabas de tus reuniones antes de hora. El billete es un poco más caro, pero te puedes ahorrar muchas horas de espera.
  3. Recuerda que puedes llevarte el portátil o la tablet con su respectivo cargador. en el tren disponen de enchufes para cargar baterías.
  4. Pide ventana, para disfrutar de las vistas o pasillo si crees que te vas a levantar a menudo.
  5. Intenta llevar contigo un batido, zumo o minibrick de una bebida y un pequeño aperitivo, de esta manera no tendrás que dejar tus cosas en el asiento para ir al bar, aunque si sólo viajas con un bolso pequeño de mano eso no será un problema. En mi caso suelo ir con el portátil o una pequeña maleta, y como nunca sabes quien se va a sentar a tu lado, prefiero ser precavida e ir preparada para mi desayuno, comida o merienda.
  6. Lleva tu billete del AVE en el móvil,  resulta un consejo muy práctico a la par que ecológico.
  7. Lleva tus propios cascos, y contribuye a la ecología, bajo mi punto de vista es un despilfarro utilizar cascos nuevos en cada viaje, deberíamos tener más conciencia del gasto energético innecesario.
  8. Lleva contigo una chaquetita finita si es verano y un pañuelo para el cuello, al igual que en los aviones, suelen poner el aire acondicionado muy fuerte, si eres friolero/a como yo, se previsor/a y llévate una pashmina o foulard que te proteja del frío que acaba dándote en el tren.