015aa8a62a964f118208777fbd507e5a9f3e562cc3

Estrasburgo, villa de cuento europea

Si te nombro esta ciudad seguro que te viene a la cabeza el Parlamento de Estrasburgo, y es que Estrasburgo es la sede oficial del Parlamento Europeo. Cada mes, los diputados se reúnen durante cuatro días para votar y debatir sobre diferentes asuntos. Así que cuando sabes esto piensas que Estrasburgo es una ciudad plagada de edificios institucionales, ¿es así?.

Si nunca has estado seguramente pensarás que se trata de una ciudad016db771be7d97ee62166f61e921e2a2388cdc5383 moderna y cosmopolita, a la altura de Madrid, Barcelona, Londres, París… sin embargo, nada más lejos de la realidad. En la capital parlamentaria se anida una villa con vestigios medievales y paseos que evocan un cuento de Walt Disney.

 

Encantadora, romátinca, histórica, son sólo algunos de los adjetivos que me vienen a la cabeza cuando recuerdo esta ciudad. Fue la primera en visitar de una ruta que decidí hacer el pasado otoño, y es que Estrasburgo es además, punto final (o de inicio, según quieras verlo), de la ruta de la Alsacia.

Para visitarla te bastará con un día y medio, y con dos para ir más que relajado. Yo me hubiera quedado más, sólo por difrutar de los paseos maravillosos que ofrecen sus calles. Es una ciudad que sorprende para bien, sin lugar a dudas.

0169759dbfab0f9ac3c54b7f33c1cc8c26f87039daEstrasburgo, capital europea y de Alsacia, cuenta con un patrimonio histórico reconocido mundialmente. Por ejemplo, su Grande Ile (en la fotografía de la izquierda), que no debes dejar de visitar, está catalogada como Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO.

01784e2d647d2a306f4222b3868e5de7c56b53194eEs una ciudad pequeña, que se puede visitar practicamente a pie o en bicicleta, sobretodo la zona del centro de la ciudad, rodeado por los brazos del río, que reúne los principales lugares y monumentos de la ciudad, como su catedral, el restaurante Maison Kammerzell (foto derecha), el barrio Petite France o los Ponts Couverts (abajo, segunda imagen). No dejéis de coger el barco que os paseará a lo largo del interior de la ciudad, tiene un coste de unos 12€ que pagarás muy a gusto por las vistas que te llevarás de recuerdo.

Nuestra recomendación: reserva una mesa en un restaurante del centro, tocando al río, y disfruta de la puesta de sol mientras degustas un pinot gris. La experiencia es sublime, una postal que no olvidarás jamás.