Williamsburg – rincones secretos de Nueva York

Nueva York es una ciudad abundante en cuanto a rincones secretos, sin lugar a dudas. Hoy os vengo a hablar de una de las zonas que más curiosos atrae culturalmente hablando, más ahora que ha salido la serie de Netflix «Unorthodox» desvelando multitud de secretos de esta comunidad ubicada al sur del distrito de Williamsburg, pertenenciente al barrio de Brooklyn, donde vive una de las comunidad de ultraortodoxos más grandes del mundo.

Visitar esta zona de Williamsburg es como dar un salto en el tiempo de doscientos años atrás.

Los ultraortodoxos tienen una forma curiosa y peculiar de vivir, el eje principal de su comunidad es la familia patriarcal, donde los hombres tienen el privilegio de acceder al conocimiento y las mujeres se limitan a procrear y cuidar de la familia.

Su forma de vestir y forma de vida no pasa inadvertida, aunque no seas una persona curiosa no podrías dejar de fijarte en un ambiente que parece vivir en una burbuja, apartados del mundo, donde tienen prohibido el uso de la tecnología, incluyendo la televisión o el uso de smartphones.

Aunque te cueste creer, estas comunidades lejos de estar extinguiéndose no paran de crecer, en los últimos 7 años la población de esta zona de Nueva York ha aumentado cerca de un 10%, esto es debido a la alta natalidad que tienen, con un promedio de 8-10 hijos por pareja.

Muchos de los judíos ortodoxos que viven en Nueva York llegaron huyendo de la guerra o bien después de la misma, en busca de un lugar donde vivir sin que fueran capturados o asesinados.

La mayoría eligieron Brooklyn para asentarse. El ataque racial y religioso que supuso revolvió las entrañas de esta comunidad que piensa que deben reponer el daño que se sufrió con la segunda guerra mundial, teniendo todos los hijos posibles, y que Dios les mande.

Algunas de las mujeres de la comunidad se han manifestado a través de medios escritos, como mujeres libres y satisfechas con sus vidas, algo que choca con la cultura occidental puesto que son mujeres que no gozan de la libertad de vestir, por ejemplo con vaqueros, y si lo hacen serían fuertemente criticadas por la comunidad. Otras de las prohibiciones en nombre de Dios que sufren son:

No puedes enseñar su cabello en público

Las jasídicas una vez se casan pierden la libertad de lucir su melena públicamente, es por eso que si ves a una mujer ortodoxa por la calle luciendo melena, seguramente será la de una peluca. De hecho esta prohibición se extiende al resto de piel, solo pueden mostrar las manos y la cara de forma pública. Muchas de ellas usan turbantes o pañuelos para cubrirse, y aunque estemos en verano las verás con medias bien tupidas.

Las normas religiosas de vestimenta son tan estrictas que hasta están escritas con carteles en algunos locales que podrás leer, recordando lo que se debe o no se permite hacer en esa comunidad

No pueden ser cantantes

Nunca conoceremos a una ultraortodoxa que sea cantante, porque según los mandamientos de su religión Dios manda que no pueden cantar públicamente delante de un hombre, solo pueden hacerlo delante de mujeres. Yo me pregunto, ¿qué clase de Dios podría prohibir algo así? ¿que malo hay en cantar? ¿qué clase de Dios coarta la libertad de las personas?

No me mires, no me toques

Aunque estés casada, tu marido no te tocará en público, es más, posiblemente veas como en Williamsburg los hombres y las mujeres caminan por aceras distintas. En general los hombres tienen prohibido mirar de forma directa a las mujeres para ser incitados al pecado.

Es raro ver a una mujer salirse de las calles que limitan ellos mismos con unos hilos de pescar, que podrás ver al pasear por el barrio, pero si lo hacen, seguramente lo harán en los buses que hay especiales para mujeres.

Los matrimonios suelen ser acuerdos

Otra de las libertades que una mujer no tiene es la de salir con chicos en su adolescencia o la de conocer a diferentes hombres, o por ejemplo manifestar su identidad de género o gustos sexuales, porque se da por hecho que la mujer ha nacido para casarse y tener hijos, nada de vivir en pecado o ser bisexual, lesbiana o trans. La libertad para elegir a tu compañerx de vida no existe. En muchas ocasiones, lxs jóvenes no se conocen o se han visto muy pocas veces antes de consagrar su unión, la única forma de poder vivir en pareja. 

Una vez se casan (es la única manera de poder emnaciparse), los hombres muchas veces no trabajan, dejan esa tarea a la mujer ya que consideran que su deber es estudiar el Torá. Aunque muchas veces pensamos que los judíos son ricos comerciantes con negocios de joyería o banca, no siempre es así.

Imagen de una boda. Serie «Unorthodox» de Netflix.

¿Es Williamsburg un barrio peligroso?

A pesar de que se trata de un barrio humilde, tiene un índice de criminalidad inferior al de restos de barrios de Nueva York. Alucinarás porque podrás ver como los judíos ultraortodoxos dejan sus juguetes y coches de bebes en las puertas de sus casas, en plena calle.

De todas formas una buena manera de conocer mejor el barrio es ir de la mano de un guía autóctono ya que es una comunidad muy celosa de su intimidad y no les gusta relacionarse ni sentirse observados por extraños.

¿Cuál es el mejor día para ir a conocerlo? 

El mejor consejo es ir antes o después de un sábado, ya que éste es su día sagrado de la semana y tienen prohibido trabajar, es un día de descanso que suelen pasar en familia por lo que será más complicado poder verlo en plena ebullición.

Aún y así si el sábado es el único día que puedes ir intenta acercarte a una sinagoga ya que podrás verlos entrar vestidos con sus mejores atuendos, el único día de la semana que se visten diferente y de forma especial.

¿Cómo llegar a Williamsburg?

La sección judía se encuentra desde la Division Avenue (norte) hasta Heyward Street (sur). Y si quieres contratar un guía te recomendamos estas opciones.